6/4/11

Ventajas de un scooter respecto a una moto clásica


Si nos paramos a pensar, podemos encontrar algunas diferencias bastante notables entre un scooter y una motocicleta de corte clásico. Lógicamente, aparte de su diseño -el cual es obvio-, existen aspectos, tanto de construcción como de utilidad, que nos pueden sacar de más de un apuro en diferentes situaciones.

Algo que hay que tener muy en cuenta -sobre todo si pensamos en este tipo de vehículos desde un punto de vista práctico- es que en varias ocasiones nos vamos a ver obligados a transportar algún bulto en el vehículo. Los cofres son una buena solución, pero no es la más recomendable, sobre todo si se puede utilizar los espacios que la propia moto nos ofrece para tal fin, mucho más estables y pensados para el transporte.



Vamos a destacar aquí, por tanto, algunos de los puntos a favor que podemos encontrar en un scooter:

- Protección mecánica. Esto es, el motor del scooter está protegido, por lo que se libra mucho mejor de las inclemencias del tiempo. Además, hace que su limpieza no sea algo tan contínuo como el de una moto clásica.
- Protección aerodinámica. Los scooters están carenados, muchos de ellos incluyen pantalla frontal protectora, además de deflectores para las piernas y, en los de plataforma plana, mayor espacio para los pies. Con esto logramos una conducción más cómoda.
- Cambio automático. La necesidad de cambiar continuamente de marchas y de usar ambas piernas en una moto clásica hace que la conducción de esta sea más penosa. En el scooter, sin embargo, los pies están completamente libres, y todos los mandos pueden operarse con las manos. Además, los variadores continuos (CVT) logran que en todo momento vayamos a la velocidad adecuada con el motor en su mejor régimen, algo muy difícil de conseguir en una moto convencional de embrague.


- Más fácil mantenimiento. Otro de los puntos a favor de un scooter suele ser el uso de correas en lugar de la tradicional cadena para la transmisión final. Con esto nos evitamos la engorrosa tarea de tener que estar limpiando la cadena cada 500 km, desengrasándola y volviéndola a engrasar, vigilar su tensión y, en su caso, tensándola con las herramientas adecuadas, una tarea sobremanera tediosa. Las correas de los scooters se tensan por sí solas y se refrigeran automáticamente. Además, no requieren mantenimiento, simplemente se sustituyen al final de su vida útil.


- Espacio de carga. El espacio de carga en un scooter es uno de los puntos más aprovechados y óptimos en lo que se refiere a motocicletas. Muchas de ellas disponen de guantera o portadocumentos, además de ganchos para transportar bolsas y espacios debajo del asiento para varios cascos. Esto consigue que el centro de gravedad -a lo que también colabora la situación del motor- sea muy bajo, mejorando la estabilidad y la conducción. Recordemos que uno de los mayores peligros de una motocicleta es colocar una carga en posición elevada (como en un baúl), lo que puede desestabilizar la moto en curvas. Al colocar la carga de mayor peso bajo el asiento, no solo se consigue una mejora aerodinámica respecto a un baúl, sino que, además, mejora notablemente la estabilidad.
- Distancia entre ruedas mayor. Comparándolas con una moto clásica de medidas similares, los scooters suelen aprovecharse de una mayor distancia entre ambos ejes, con lo que se mejora también la conducción.



| Redacción: Revista Scooter | Imágenes: Honda